¿ DE VERDAD ES PILATES LO QUE ESTÁS HACIENDO ?

Hola¡¡

Muchas veces cuando os interesáis o empezáis  las clases de Pilates  con nosotros, nos preguntáis qué tipo de Pilates hacemos y si es como “ el de gimnasio “ que una vez probasteis y que no os gustó o sobrecargó más una zona que ya teníais lesionada. En esta entrega del blog hablaremos de cuáles son los mínimos exigibles para una buena clase de Pilates para buscar el profesional y el lugar donde mejor te encuentres y que te aseguren una buena técnica para que consigas tus objetivos.

 

 

Quizá no estés en las mejores manos para ti si……..

  • No controlan tu respiración: Este aspecto es fundamental en la práctica de esta disciplina. La respiración ha de ser ordenada, controlada y acompasada a cada parte del ejercicio. Hay partes del ejercicio que se han de hacer mientras inhalas y otras mientras exhalas y no al revés. El juego de presiones que ejerce  la musculatura respiratoria, abdominal y el suelo pélvico combinado con las exigencias del ejercicio, pueden hacerte más mal que bien si no se tiene en cuenta.

  • No tienen en cuenta tu suelo pélvico : Otro pilar fundamental de trabajo es el suelo pélvico. Los beneficios del Pilates en esta zona de tu cuerpo están sobradamente comprobados mejorando el  tono muscular, previniendo  problemas de incontinencia,  mejorando tus relaciones sexuales, etc.  Pero… ¿¿ activas tu suelo pélvico durante los ejercicios ?? Si nadie te ha hablado de este aspecto quizá no estés en el sitio adecuado practicándolo…

  • No te corrigen: Al principio la corrección postural es fundamental pero según vamos avanzando en los niveles de ejercicios la cosa se complica y se ha de poner especial atención. Ocurre que en las últimas repeticiones de una serie, a veces nos fallan las fuerzas y activamos o “ tiramos “ de otros grupos musculares que nos pueden dañar. Es muy importante que el monitor/a esté cerca y que los grupos sean reducidos para que pueda dar atención a todos los alumnos. Evita las clases masificadas de más de 7 personas.

 

  • Hablas a la vez que haces el ejercicio: Las clases son un punto de encuentro y reunión en las que se pretende recibir la clase y que ésta sea amena y divertida. A veces nos comentáis que habéis asistido a otras clases en las que se habla durante la realización del ejercicio… Si estás concentrado en realizar bien el ejercicio, esto es impensable ya que la respiración ha de estar centrada en el movimiento y no en hablar.

  • No te explican la musculatura que has de activar y la que no en cada ejercicio:  Ocurre que acabas  un ejercicio, realizas el movimiento que te ha enseñado el monitor/a pero activando grupos musculares que no debes. Puede que llegues a levantar el tronco desde el suelo pero si lo has hecho desde la musculatura de la espalda y no desde el abdomen…. Además  de trabajar nuestro cuerpo hemos de protegerlo para no lesionarnos y en todo momento debes saber la finalidad del ejercicio y con qué parte de tu anatomía se realiza.

 

Si después de leer esta entrada crees que tus clases de Pilates deben mejorar, no dudes en contactarnos y venir a probar una clase gratuita ¡¡

Más info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *